Inicio 2017-09-18T22:19:59+00:00

La instalación de Alejandro G. Iñárritu —realizada mediante realidad virtual— enfrenta al espectador con la experiencia que viven los migrantes mexicanos y centroamericanos en su intento por cruzar la frontera con Estados Unidos.  Se  trata de un trabajo inmersivo que puede no ser apto para todo público.

¿QUÉ ES?

HORARIOS

LUGAR

COSTO

PRECAUCIONES

INFORMACIÓN

PREGUNTAS FRECUENTES

La instalación Carne y Arena será montada en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, ubicado en Ricardo Flores Magon 1, Nonoalco-Tlatelolco, 06995 Cuauhtémoc, CDMX. Más información sobre cómo llegar aquí.

  • Carne y Arena no está recomendado para personas con claustrofobia, afecciones cardíacas, antecedentes de convulsiones, epilepsia y/o sensibilidad a las luces intermitentes, problemas de movilidad, mujeres embarazadas y menores de 15 años.
  • El acceso a Carne y Arena está prohibido a menores de 15 años. Los menores de edad no menores de 15 años solo serán aceptados si los padres o guardián legal aceptan al momento de comparar el boleto la “Renuncia y liberación de responsabilidad para los visitantes de la experiencia virtual denominada Carne y Arena“.

El boleto tiene un costo para el público general de $300.00 MXN. Se contará con diversos descuentos (consultar al momento de la compra).

Sólo podrán acceder quienes hayan comprado previamente su boleto en línea. Se recomienda  llegar con al menos 30 minutos de antelación  y acudir a la entrada de la instalación 10 minutos antes del horario reservado. Un retraso automáticamente implicará la cancelación del boleto comprado y no se proporcionará ningún reembolso.

No se permiten fotografías ni ninguna otra documentación de la instalación.

INFORMACIÓN GENERAL

Se trata de una experiencia virtual de 6 minutos y medio. Nadie más entrará al mismo tiempo y durante  la visita contarás con el apoyo de personal especializado.

La instalación Carne y Arena será montada en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, ubicado en Ricardo Flores Magon 1, Nonoalco-Tlatelolco, 06995 Cuauhtémoc, CDMX. Más información sobre cómo llegar aquí. 

Martes y miércoles de 9:00 am a 8:45 pm. Jueves a sábado de 9:00 am a 11:45 pm. Domingo 9:00 am a 6:00 pm. Sólo podrán visitar Carne y Arena las personas que hayan comprado previamente su boleto en línea. Se recomienda llegar con al menos 30 minutos de antelación y acudir a la entrada de la instalación 10 minutos antes del horario reservado.

El costo del boleto para la experiencia de realidad virtual de 6 minutos y 30 segundos es de $300.00 MXN (existen descuentos que pueden ser consultados al momento de la compra). La entrada incluye el acceso a los otros proyectos y exposiciones del Centro Cultural Universitario Tlatelolco.

  • Carne y Arena no está recomendado para personas con claustrofobia, afecciones cardíacas, antecedentes de convulsiones, epilepsia y/o sensibilidad a las luces intermitentes, problemas de movilidad, mujeres embarazadas y menores de 15 años.
  • El acceso a Carne y Arena está prohibido a menores de 15 años. Los menores de edad no menores de 15 años solo serán aceptados si los padres o guardián legal aceptan la “Renuncia y liberación de responsabilidad para los visitantes de la experiencia virtual denominada Carne y Arena“.

Sólo podrán acceder quienes hayan comprado previamente su boleto en línea. Se recomienda  llegar con al menos 30 minutos de antelación  y acudir a la entrada de la instalación 10 minutos antes del horario reservado. Un retraso automáticamente implicará la cancelación del boleto comprado y no se proporcionará ningún reembolso.

No se permiten fotografías ni ninguna otra documentación de la instalación.

COMPRA DE BOLETOS

Carne y Arena (virtualmente presente, físicamente invisible) es un proyecto producido por:

“Alejandro González Iñárritu ha guardado un espacio para dar voz a quienes habitualmente solo forman parte de estadísticas”.

Gregorio Belinchón, El País

“En mi caso, la visión de Iñárritu funcionó tan bien que yo estaba llorando y emocionalmente agotado al salir de la instalación”

Rebecca Keegan, Vanity Fair